¿Sabías que correr es una de las mejores formas de alargar nuestra vida? Y es que este ejercicio está lleno de beneficios: mejora nuestro sistema cardiovascular, ayuda a perder peso, ayuda a relajarnos, mejora nuestra vida sexual y nuestro estado de ánimo. En definitiva, una sana costumbre a la que todos deberíamos dedicar 30 minutos diarios!!

Sin embargo, como todo ejercicio, tiene un punto débil que debemos controlar para evitar lesiones. Y es que a la larga, puede provocar problemas en nuestras articulaciones debido a los impactos continuos o al sobreesfuerzo acumulado durante mucho tiempo.

De hecho, según una encuesta realizada por los profesionales de AEFIS Fisioterapia en las ferias de Madrid y Valencia de la Carrera de la Mujer 2017, se llegó a la conclusión de que prácticamente la mitad de las mujeres que corren (a cualquier nivel), han sufrido o padecen alguna lesión consecuencia de la práctica de este deporte.*

La mayor parte de estas lesiones se centra en las articulaciones; por ello, los corredores deben prestar toda la atención posible a la salud de sus cartílagos.

Y es que evitar lesiones y cuidar y mantener el cartílago en buena forma es la fórmula para prevenir el desgaste articular. Aquí te damos algunos consejos:

1. HIDRATACIÓN:
El agua sirve de transporte entre los diferentes tejidos del cuerpo y aporte a los mismos, mantiene la tensión arterial para una adecuada función cardiovascular, regula la temperatura del cuerpo, y además cumple una función de lubricante para las articulaciones. La matriz extracelular del cartílago contiene hasta un 80% de agua. Por ello, su principal función es la de “colchón de agua” para amortiguar los golpes y reducir los impactos en las zonas de fricción y roce.

2. ENTRENAMIENTO:

  1. – Dejar descansar el cuerpo correctamente (mantener una inactividad periódica y dormir, al menos, siete horas diarias).
  2. – Equiparse adecuadamente y ejecutar correctamente todos los movimientos.
  3. – Hacer un calentamiento y estiramientos adecuados y una planificación a largo plazo correcta y realista.

3. ALIMENTACIÓN:
La alimentación diaria suele requerir una complementación nutricional para proteger nuestras articulaciones. Los complementos nutricionales no sustituyen a ningún alimento o grupo de alimentos, sino que incorporan nutrientes que no pueden ser absorbidos o asimilados por el organismo a través de la comida, de forma habitual, o no lo son en las cantidades óptimas diarias recomendadas.

De esta forma, el entrenamiento se verá beneficiado al mejorar el rendimiento articular con una sustancia natural y sin ningún tipo de efecto secundario.

En Atenea contamos con una amplia gama de productos para regenerar los cartílagos, los tendones y proteger la salud articular. Algunas de nuestras recomendaciones para deportistas:


SOUPLE´S FORTE – Intersa – 500ml
Confort articular y flexibilidad a base de miel, colágeno marino hidrolizado, extracto de caparazones de crustáceos, ácido hialurónico y extracto de hierbas.

HARPAGOPHYTUM – Intersa – 60 cápsulas 
Complemento nutricional útil para el tratamiento de dolencias que provocan inflamación, ayudando en la función articular. El harpagofito es muy utilizado en deportistas, para tendinitis y dolores articulares. También es conocida su actividad analgésica y espasmolítica.

*Fuente: Sport LIfe

(0)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies