Dientes sanos y sin caries, pero de verdad

Según un análisis realizado por la redacción de “La Revista Integral”*, los dentífricos actuales no solo no previenen la caries, sino lo que es peor, pueden contribuir a provocarla.

Y es que algunas de las sustancias de los actuales dentífricos son químicamente demasiado agresivas, suelen atacar el esmalte y desequilibrar el pH de nuestra mucosa bucal, dejando además un amargo sabor de boca.

Por otro lado, las campañas de marketing realizadas en torno al mundo de los dentríficos, los elevan como el principal agente protector de nuestros dientes, cuando éstos ocuparían el último lugar en la lista de causas, siendo las primeras el factor hereditario, la dieta o el mismo cepillado, que permanece en la sombra.

Influyen tres factores

A principios del siglo XX empezó a registrarse cierto incremento en el sector de las enfermedades dentales, tendencia que a principios de los años cincuenta se consolidó en todo el continente. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud afirma que la caries dental afecta a más del 90% de la población mundial. Gran parte de las poblaciones juvenil e infantil la padecen, lo cual hace veinte años era insólito.

De acuerdo con la opinión más generalizada entre los científicos, tanto el origen de la caries como su reciente expansión se deben a diversos factores. En primer lugar, aparece como determinante el factor hereditario y, tras él, el factor alimenticio: entre los expertos en nutrición existe unanimidad al reconocer que una alimentación natural, equilibrada y sobre todo rica en vitaminas y sales minerales es básica para mantener una dentadura sana y en pleno funcionamiento.

Desgraciadamente, la dieta de la sociedad de consumo, basada en productos refinados, alimentos artificiales y, sobre todo, muy rica en azúcar es responsable en gran medida de la repentina expansión de la caries por todo el mundo.

Por último, el tercer factor de la etiología de la caries está relacionado con la higiene bucal y dental, es decir, con la limpieza y cepillado de nuestros dientes.

Caries

En nuestra mucosa bucal existe una profusa flora microbiana, compuesta tanto por bacterias beneficiosas como nocivas para el organismo. Esta flora microbiana se halla controlada por la acción del antiséptico natural que es la saliva, la cual inhibe el desarrollo de las bacterias perjudiciales para la salud dental a través del mantenimiento del equilibrio ácido-base en la mucosa.

Después de las comidas se incrementa la posibilidad de que este equilibrio se vea amenazado, ya que los residuos de la secreción de la masticación de los dientes, así como las partículas que no han sido englutidas, se empiezan a adherir al esmalte de dientes y muelas, formando lo que en lenguaje técnico se conoce como la capa o placa bacteriana que si no fuese eliminada tras el cepillado diario, se transformaría en sarro.

En esta capa proliferan las bacterias de cuyo metabolismo se desprenden ácidos, que, a su vez, al reaccionar sobre el medio, inician una acción destructiva sobre el esmalte de los dientes.

Si siguiéramos una dieta basada en productos naturales, rica en frutas y en alimentos crudos, la fermentación de residuos de comida y la acidificación del medio sería más fácilmente controlable por la acción antiséptica de la saliva; pero la dieta actual, en donde predominan los azúcares y las partículas de elementos proteínicos, que suelen adherirse como pegamento a muelas y dientes, constituye un caldo adecuado para la difusión de las bacterias. Si el esmalte no está entonces en muy buenas condiciones, es muy probable que los ácidos penetren en él y al cabo de cierto tiempo provoquen la aparición de una zona descalcificada, en la que se instalará la caries.

Parodontosis

La segunda enfermedad que afecta con más frecuencia a nuestros dientes, la parodontosis, también está en parte relacionada con la capa bacteriana. La parodontosis consiste en una infección de la encía por la cual ésta desaparece progresivamente, lo que acaba por amenazar la raíz del diente.

En la parodontosis, aparte de factores hereditarios desencadenantes, como una hiperfunción endocrina, diabetes o la falta de hierro o vitaminas, también desempeña un papel coadyuvante la mala higiene bucal y la aparición del sarro.

¿Qué es un dentífrico en realidad?

Componentes básicos de los dentífricos actuales, aparte del excipiente, aromatizantes y aditivos, son los abrasivos, los detergentes o tensoactivos, los antisépticos y las sustancias astringentes.

  • Los abrasivos suelen ser a base de fosfatos o carbonatos, su función primordial es la de contribuir al desprendimiento de la placa bacteriana, puliendo al mismo tiempo el esmalte del diente. Sin embargo, teniendo en cuenta que la constitución dental varía mucho de un individuo a otro, su acción abrasiva sobre dentaduras débiles a menudo termina por atacar al mismo esmalte, especialmente si la técnica del cepillado es defectuosa.
  • El laurilsulfato, presente en numerosos dentífricos, perjudica a las bacterias beneficiosas de la boca y hace que los dientes pierdan resistencia ante la acción de los ácidos.
  • Los antisépticos de algunos dentífricos actúan como una auténtica maza química, que destruye la flora bacteriana y altera el equilibrio ácido-alcalino de la boca.
  • El flúor se encuentra en el foco de la polémica. Sus defensores argumentan su capacidad para robustecer el esmalte mientras que sus detractores insisten en que se trata de una sustancia tóxica. Como máximo algunos científicos estarían dispuestos a aceptar el 0,15% de flúor en el dentífrico.
  • Finalmente, las sustancias astringentes en su mayoría son extractos de plantas o enlaces alumínicos cuya función es fijar los dientes a las encías y ejercer una acción antihemorrágica. Son aconsejables especialmente en casos de gingivitis o parodontosis.

*Fuente: La Revista Integral. Con informaciones de Octavi Piulats, Jaume Rosselló y Laura Torres (médico naturista).

En Atenea, contamos con una gama de dentífricos, blanqueantes y enjuagues bucales 100% naturales de la marca inglesa Georganics. Están elaborados a mano y sólo con ingredientes naturales, con principios activos de procedencia vegetal, y libres de químicos dañinos o tóxicos como triclosan, sodium lauryl sulfate, edulcorantes artificiales, fluoruro, agentes espumantes, glicerina sintética, etc.

Los dentífricos y enjuagues de Georganics tienen agradables sabores proporcionados por mezclas de aceites esenciales.

Pocas marcas cuidan la boca de una forma tan natural y pura. Por ejemplo, los dentífricos naturales de aceite de coco orgánico están pensados para ofrecer una máxima limpieza de los dientes, además de remineralizarlos de forma natural.

Los enjuagues de aceite de coco orgánico integran una mezcla de aceites esenciales de carácter antibacteriano, acabando con las bacterias más comunes que sobreviven en la boca.

La marca Georganics también nos ayuda a blanquear los dientes, elaborando los enjuagues y los dentífricos con carbón activado; una completa solución que consigue resultados increíbles.

Productos basados en Oil Pulling

Los productos de la marca Georganics se basan en la técnica de Oil Pulling: se trata de una técnica resulta muy útil para el cuidado de la boca.

El objetivo de la misma es enjuagarse la boca con una mezcla de aceites y luego proceder con el cepillado utilizando el mismo producto. Según los estudios que se han llevado a cabo en relación en con esta mezcla, además de conseguir una considerable limpieza de los dientes, también ayuda a combatir enfermedades bucales y aquellas que tienen su origen en la zona de la garganta. Supone, por tanto, una solución de limpieza mucho más efectiva que lo que consiguen los dentífricos tradicionales.

Aquí puedes ver la gama completa Georganics.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies