Aromaterapia floral íntima

Que levante la mano quien nunca haya experimentado estrés.

Vivimos en un mundo de prisas y responsabilidades: trabajo, casa, pareja, hijos,… y lo necesitamos todo rápido.

A menudo sentimos que perdemos el control porque creemos que la vida nos reclama demasiado.

Pero, la pregunta adecuada no sería quizás: ¿somos demasiado exigentes con nosotros mismos?

Si el estrés acaba siendo una constante en nuestra vida, nuestras células sufren y experimentamos un rápido desgaste tanto físico como mental. Esto nos puede acabar pasando factura de muchas formas. Y es que de ahí parten muchas enfermedades.

En Atenea apostamos por la aromaterapia floral donde, gracias a las flores y las plantas, encontramos todo lo que necesitamos para favorecer nuestra renovación emocional y restablecer nuestro punto de equilibrio

 

¿EMOCIONAL y FÍSICO?

Siendo conceptos distintos, el estado emocional y el estado físico siempre van de la mano y uno puede influir directamente sobre el otro:

 Así, ante un estado Emocional de: 

  • Baja autoestima
  • Falta de confianza en uno mismo
  • Sumisión
  • Falta de ilusión

…en el Estado Físico se puede manifestar a modo de: 

  • Fatiga
  • Cansancio
  • Candidiasis
  • Cistitis
  • Hongos
  • Menstruaciones dolorosas
  • Trastornos de la menopausia

Ante estos estados emocionales y físicos, la aromaterapia floral actúa para ayudarnos a reflexionar, reencontrarnos y cambiar hábitos que nos beneficiarán para encontrar el camino hacia nuestro bienestar.

Todos somos diferentes y una misma situación puede afectarnos a cada uno y a nuestro estado de ánimo de una manera completamente distinta. En el caso de las mujeres, por ejemplo, de las alteraciones en el estado ánimo se derivan muchos casos de cistitis o candidiasis.

En aromaterapia existen multitud de combinaciones de sinergias para adaptarse a las necesidades y características particulares de cada persona.

En Atenea recomendamos que una sinergia, aceite o hidrolato incorpore rosa, pues ésta cuenta con la propiedad de hacer que nuestro corazón se sienta amado y reconfortado tal y como debería. Y es que, cuando nuestro corazón está alegre todo fluye con facilidad.

Es importante, en cualquier caso, buscar siempre la combinación aromaterapéutica adecuada a cada persona, momento y situación.

 

EL PODER DEL CORAZÓN FLORECIENTE: EL BÁLSAMO DEL HIMALAYA

La balsamina, bálsamo o Impatiens glandulifera cuenta con numerosas propiedades aromaterapéuticas. Se trata de una planta perteneciente a la familia Balsaminaceae y es nativa del Himalaya.

En aromaterapia, cada planta identifica un tipo de personalidad. Y el “tipo” de personalidad de bálsamo es un servidor que se sacrifica a sí mismo. Puede estar desconectado de sus propios sentimientos y necesidades y, a menudo, anteponer las necesidades de los demás a las suyas.

La esencia de flor de bálsamo ayuda a nutrir la ternura y el afecto sin reservas. Su mensaje en aromaterapia es: “Ámate a ti mismo y tu amor irradiará y tocará a los demás.”

El bálsamo del Himalaya se recomienda en casos de abandono, alineación, distanciamiento, nacimiento y parto, bloqueos, fertilidad, intimidad, amor, apertura, pasión, paciencia, rechazo, represión, autolesión, separación y sexualidad.

Como bien indica el mensaje aromaterapéutico de la balsamina:

“Cuídate a ti mismo y a los demás a través del amor y la intimidad. Supera los sentimientos de separación. Emana y atrae calidez y ternura.”

En Atenea estamos especializados en Aromaterapia y en desarrollar tratamientos específicos para cada caso. Consúltanos todas tus dudas. Estaremos encantados de ayudarte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies